Artículos sobre 'Libros'

Si ahora no, ¿cuándo?, de Primo Levi

La primera vez que tuve noticia de Primo Levi fue hace cuatro o cinco años cuando visité la universidad de Hambru. En uno de los pasillos había una pequeña exposición sobre este escritor italiano. Fallecido en extrañas circunstancias en el año 1987 Levi participó en la resistencia antifascista de Italia y fue retenido en el infame campo de concentración de Auschwitz en el que consiguió sobrevivir gracias a su trabajo como químico. Con su obra trató de relatar los horrores del fascismo durante el siglo XX.

Si ahora no, ¿cuándo?, parece un extraño título para una novela, se trata de un verso de una canción que se menciona en la historia que cuenta. Durante la segunda guerra mundial multitud de grupos de partisanos, luchadores que no formaban parte de ejércitos regulares, hicieron frente a las fuerzas fascistas en Europa. La novela cuenta la historia de uno de esos grupos con la peculiaridad de que estaba compuesto mayoritariamente por judíos. Levi trata de reflejar la especial situación que vivía su pueblo no solo repudiado por el frente nazi sino también por el que se supone era su bando.

La lectura de Levi es muy entretenida y ligera. El escritor no trata de realizar ninguna proeza creativa con lo que la lectura no es para nada complicada. Merece la pena leerse este libro no solo por el placer de hacerlo si no también para comprender como se formaron los conflictos que vivimos hoy en día.

Anti cialis impotence
Lose weight with phentermine and 5 htp
Lowest phentermine 37 5 prices
Overnight xanax or alprazolam delivery
Dipyridamole
Cash on delivery for phentermine
Effects of viagra on woman
Aura soma
Order cialis
Phentermine hoodia diet pill
Mixing viagra and cialis
Indapamide
Lorazepam
Macrodantin
Fluoxetine
Succinylcholine
Fill viagra prescription
Fexofenadine
Clindamycin
Meprobamate
Prescription viagra
Cilostazol
Miglitol
Vicodin side effects
Benicar
Civiate generic sildenafil viagra
Dexchlorpheniramine
How long does xanax stay in your system
Diet information phentermine pill
Online xanax
Estradiol
Side effects of xanax
Alphaprodine
Phentermine order easy
Picture of xanax pill
Restoril
Exelon
Phentermine side effects
Generic cialis prices
Phentermine weight loss pill
Tramadol cheap overnight inexpensive
Phentermine 37.5 90
Free viagra
Locoid
Viagra pictures
Vicodin for sale
Clonidine
Aldactone
Cialis price comparison
Where to buy viagra
Arava
What is phentermine
Viagra pill cutter
Extra cheap phentermine c.o.d. Payment
Xanax no rx
Buy phentermine on line
Metoclopramide
Cyclizine
Online pharmacies phentermine xenical meridia
Diet drug loss phentermine weight
Cheap prescription viagra
Vicodin withdrawal symptom
Thiopropazate
Potassium
Phentermine and sibutramine be combined
Cheapest place to buy phentermine
Oxycontin xanax bars percasettes and lor tabs
Kaolin
Ecotrin
Language phentermine ru
Order viagra
Viagra for woman study
Online viagra sale
Cheap overnight tramadol
Divalproex
Soma financial
Order xanax on line
Eon phentermine
Online xanax prescription
Female viagra cream
Apomorphine
Phentermine 30mg
Fluticasone
Free phentermine sample
Buy online phentermine shipping
Buy Adipex
Discount drug phentermine
Lescol
Maxzide
Rimantadine
Aldara
Cyclobenzaprine
Plavix
Singulair
Tramadol online
Avapro
2 mg xanax
Hydrocodone com
Phentermine diet drug
Xanax abuse
Cialis discount online
Viagra testimonial
Phentermine uk suppliers
Fioricet addiction
Drug interaction xanax and holy basil
Leflunomide
Ambien cr effects side
Weight loss oral hcg and phentermine
Phentermine 37 5
Carbamazepine
Calan
Viagra without prescription
Discount pharmacy phentermine
Zafirlukast
Canada xanax
Adipex phentermine xenical
Generic viagra from india
Lovastatin
Podofilox
Pediacare
Danaparoid
Phentermine compare prices
Cialis compared to viagra
Dihydrotachysterol
Ephedrine
Tramadol use
Xanax withdrawal muscle joint nerve pain
Phentermine blogging
Lypressin
Terbinafine
Phentermine and carbs
Viagra tablet
Buy Cialis
Phentermine in the uk
Pulmonary hypertension and viagra
Diethylpropion
Fluvoxamine
100 mg viagra
Lowest price for phentermine
Foscarnet
Compare cialis levitra
Phentermine c.o.d. Tomorrow
Cialis price
Cefazolin
Levitra vs cialis vs herbal
Xanax no prescription needed
Phentermine 37.5 no perscription
Herbal phentermine review
Xanax online prescription
Phentermine online diet pill

4 junio 2008

Chéjov, escenas de una vida

Descubrí los relatos de Antón Chéjov en la universidad gracias una colección de libros clásicos que tenía mi madre. A mí siempre me han gustado más las novelas pero esa forma de contar mínimas historias me impactó tanto que eso hizo que me interesase por otros excelentes narradores de relatos cortos como Borges o Cortázar. Pero aquellos no tenían nada que ver, aunque sobresalientes no se asemejaban a la descarnada realidad que desplegaba el ruso.

En esta última biografía que he leído (tengo que dejar el género por un tiempo porque ya me empieza a rayar), escrita por Rosamund Bartlett podemos intuir las razones por las que Chéjov escribía de esa manera. Antón Chéjov nacido en Taganrog era un persona de una solidaridad extrema hacía los que le rodeaban empezando por su familia que oscilaba entre la clase baja y media hasta que por fin el escritor alcanzó popularidad. Chejov empezó a escribir en revistas cómicas para poder llevar dinero a su casa. Estudió medicina y la ejerció sobre todo para ayudar a sus vecinos pobres y de forma gratuita. Murió con apenas 45 años debido a la tuberculosis que le hizo sufrir durante muchos años. Políticamente nunca se casó con nadie, fue muy crítico con la política de los zares y llegó a viajar a la lejana isla de Sajalin en Siberia para realizar un estudio sobre los deportados que allí vivían.

Se trata de un libro muy interesante para conocer la figura de este gran escritor ruso, muy aprovechable puesto que es difícil fallar con las biografías de grandes hombres pero no le puedo dar una buena nota. Creo que a la hora de realizar una biografía lo más lógico es realizarla de un modo puramente cronológico, en este caso la autora aunque trata de respetar esto organiza la obra por los lugares en los que vivió Chéjov lo cual hace que en ocasiones resulte algo lioso puesto que nos cuesta ubicar ciertos eventos en la vida del escritor. Por otra parte la narración a veces resulta algo pobre y carente de brillantez y se detectan bastantes errores tontos en la traducción o edición.

Enviar comentario 12 mayo 2008

El agente secreto, de Joseph Conrad

Después de haberme leído la biografía de Joseph Conrad era inevitable aventurarme con alguna de sus obras. Elegí El agente secreto por el componente político que se le adivinaba. Cuenta la tragedia que rodea a un espía extranjero de extraño carácter en la Inglaterra de principios del siglo XX. Todo comienza cuando sus superiores dejan de estar contentos con su pasividad en su labor como encubierto en un grupo revolucionario y le impelen a hacer algo para que cambie la actitud del gobierno hacia ellos.

En esta novela Conrad realiza por un lado una descripción costumbrista a través de la vida de la familia formada por el agente secreto, su esposa y los parientes de ésta, que ha quedado obsoleta por los cambios que ha sufrido la sociedad. Por otro lado expone una crítica del sistema que, en mi opinión no deja de estar vigente. Nos habla de cosas que deberían sonarnos como gobiernos que tratan de aprovechar el miedo de la gente para aumentar el control que ejercen. Critica la forma de manejarse los policías que bordean las normas para facilitar su trabajo. A pesar de su descontento con la sociedad Conrad deja clara su opinión acerca de los revolucionarios: son unos vagos o unos resentidos contra la sociedad como se puede ver en párrafos como este:

“Los revolucionarios son en su mayoría especialmente enemigos de la disciplina y la fatiga. Existen asimismo naturalezas naturalezas para cuyo sentido de la justicia el precio exigido se presenta como algo monstruosamente enorme odioso, opresivo, preocupante, humillante, gravoso, intolerable. Ésos son los fanáticos. La parte restante de los rebeldes sociales obedece a la vanidad, madre de todas las ilusiones, nobles y viles, compañera de los poetas, los reformadores, los embaucadores, los profetas y los incendiarios.» Un fragmento del capítulo III de El agente secreto.

Dejando de lado el aspecto ideológico hay que comentar que Conrad despliega un humor irónico incluso en los momentos más oscuros de la historia. Si en mi anterior comentario de lectura hablaba de la importancia de la estructura para el escritor a la hora de ir salpicando el texto de todas esas pequeñas cosas que quiere decir, tanto o más importante lo es para ir creando la tensión necesaria para atrapar al lector. No deja de tratarse del mismo problema, es decir, desvelar la información en el ritmo adecuado. En este caso el suceso más importante de la novela ni siquiera es narrado de forma directa sino que siempre es descrito como un acontecimiento pasado. Conrad consigue ir acumulando una enorme tensión que se desata en forma de tragedia en los últimos capítulos atrapando al lector.

Enviar comentario 7 abril 2008

Como un aeroplano

Comillas_POR.GIFCasi cuarenta años después del estreno de la primera película de los Hermanos Marx, el historiador cinematográfico Paul D. Zimmerman escribió que el trabajo de la camara en Los cuatro cocos «mostraba la movilidad de una boca de incendios de hormigón atrapada en una helada invernal». Cineastas como Charlie Chaplin y Buster Keaton se movían libremente porque el público no oiría el chirrido de las camaras: Los directores de las películas sonoras no podían tomarse esas libertades. En el escenario de sonido, los micrófonos ampliaban el crujir de los periódicos y los gráficos hasta que llegaban a parecer detonaciones; Ryskind, el guionista de la película, descubrió que «el zumbido de una mosca sonaba como un aeroplano». Para resolver ese problema Florey ordenó que todos los accesorios de papel estuvieran empapados en agua. Eso les daba un aspecto descuidado y subacuático, pero a esas alturas del rodaje el realismo ya se había tirado por la borda.

Los primeros pasos del cine sonoro, reflejados en Groucho, una biografia, de Stefan Kanfer.

Enviar comentario 7 abril 2008

Los tipos duros no bailan, de Norman Mailer

Es fascinante ver como se estructura un relato largo y no me refiero únicamente al desarrollo de su trama. Quién escribe una novela es porque tiene muchas cosas que decir pero todo ese material no se puede desparramar como quien da la vuelta a un cajón lleno de cachivaches encima de una mesa. Sabes que estas leyendo una buena novela cuando el autor te sorprende encajando todo ese montón de anécdotas y pensamientos que lleva dentro de manera perfecta. Esa es la sensación que tenía al leer Los tipos duros no bailan.

Norman Mailer (1923-2007) fue uno de los grandes escritores americanos de la segunda mitad del siglo XX y ganó un Pulitzer en el año 1980 por La canción del verdugo. En este libro nos relata un historia de suspense desde el punto de vista de un fracasado de vida disoluta. Mailer aborda sin rubor el sexo y el alcoholismo, con alguna mirada perdida al esoterismo pero sin perder de vista la dura realidad.

Me encantó esta historia de lectura ágil que comienza una mañana en la que Tim Madden despierta con una resaca horrible sin recordar apenas lo que había hecho la noche anterior pero sabiendo que no había sido nada bueno. A quién no le ha pasado.

Enviar comentario 11 marzo 2008

Las vidas de Joseph Conrad

Con Las vidas de Joseph Conrad reincido en la lectura de biografías de escritores. Esta vez se trata de una biografía más al uso que la que leí hace poco sobre Lord Byron. Después de este libro que apenas trataba el final de la vida del poeta me quede con las ganas de leer algo que profundizase más en las vicisitudes de la vida de un autor y este libro de John Stape glosa toda la vida del autor de El corazón de las tinieblas. Y la verdad es que si uno se quedaba corto este me ha parecido demasiado extenso.

La mejor parte del libro es la que habla de la juventud de Conrad en la que empieza a trabajar como marino. Empieza desde lo más bajo para acabar siendo capitán de navío, siempre buscando los destinos más exóticos de Asía y África, viviendo increíbles experiencias y con alguna rencilla con sus jefes. Ya adulto empieza a escribir y la coyuntura en la que vive (la modernidad hace que hagan falta menos marinos y en cambio la literatura vive un buen momento por la disminución del analfabetismo en las clases medias) le hace cambiar el mar por el escritorio recibiendo el apoyo de la crítica con sus primeras obras.

jconrad

Una vez que ya se establece como escritor la narración pierde interés pues a pesar de pasar algunas penurias económicas su vida resulta menos emocionante. Aparte del lado pecuniario (que se acaba resolviendo con el reconocimiento del gran público) su vida se resiente por continuas depresiones y ataques de gota.

La verdad es que el libro resulta interesante sólo si tienes interés en la vida de Joseph Conrad o en la de los grandes escritores, aunque si que habría que destacar que se pueden aprender algunas lecciones sobre la historia de Europa a finales del siglo XIX y principios del XX.

Enviar comentario 6 febrero 2008

Relativamente inmensos

Comillas_POR.GIF Entendámonos: los espacios entre los átomos son relativamente inmensos. Es decir, inmensos con relación al tamaño de los átomos. Si todos los átomos que componen tu cuerpo fueran comprimidos unos contra otros, sin que quedara el menor espacio entre ellos, tú seguirías pesando lo mismo, pero no abultarías más que una cabeza de alfiler.

La mosca, de George Langelaan.

1 comentario 28 enero 2008

Escritores en la gran pantalla

Dicen que una vez Howard Hawks, director norteamericano, le dijo a Ernest Hemingway que sería capaz de hacer una buena película a partir de la peor de sus novelas. De esa machada surgió Tener o no tener -1944-, un peliculón protagonizado por Humphrey Bogart y Lauren Bacall. Hace tiempo en uno de mis post comentaba que Irvine Welsh aparecía en Trainspotting, a lo que Hambru contesto que Hubert Shelby Jr. hacía lo propio en Requiem por un sueño. Nos picamos para ver que más autores aparecían en el celuloide en adaptaciones de sus propias obras y de ahí surgió la idea de hacer este post entre los dos.

Irvine Welsh en Trainspotting
Irvine hace de un camello al que Renton acude en un momento de debilidad.

Trainspotting - Irvine Welsh
«Supositorios de opio.
Ideales para tus propósitos.»

Hubert Shelby Jr. en Requiem for a dream
Hubert Shelby aparece fugazmente haciendo de carcelero y apenas dice una frase.

Requiem por un sueño - Hubert Selby Jr
«Vuestra actitud da asco. ¿Sabéis?»

Paul Auster en The music of chance
Este autor de culto no solo se ha atrevido con los cameos sino que ha sido capaz de dirigir alguna película.

The music of chance - Paul Auster
«Voy a Nueva York.¿Te viene bien?»

Charles Bukowski en Barfly
Charles narraba en su novela Hollywood como se produjo la película Barfly de la que ya hablamos hace tiempo y como le propusieron hacer de figurante.

Barfly - Charles Bukowski
Bukowski se gira cuando Chinaski pasa a su lado.

Nick Hornby en Fever Pitch
Raro sería que Nick Hornby no apareciese en ninguna película después de haber visto adaptadas con mucho éxito la mayoría de sus novelas.

Fever Pitch, Nick Hornby
Hornby da una paliza al equipo de su alter ego.

Elvira Lindo en Manolito Gafotas
Elvira Lindo se ha prodigado con los cameos y los pequeños papeles así que en la adaptación de su propio libro no podía ser menos.

Manolito Gafotas - Elvira Lindo
«Vamos a ver los papeles del camión»

¿Se os ocurre alguno más?

Enviar comentario 24 enero 2008

El hombre en el castillo, de Philip K. Dick

En «El hombre en el castillo» Philip K. Dick imagina un mundo en el que los alemanes han ganado la segunda guerra mundial. La historia se ambienta en los años 60 en los cuales esa «pequeña» diferencia en los acontecimientos históricos han dado como resultado una situación política y social totalmente diferente.

Como me pasó con el anterior libro que comenté, éste no era exactamente el que estaba buscando, iba detrás de Cita con Rama de Arthur C. Clarke porque había leído que van a hacer una película sobre ella y además he leído otros libros de la saga pero no este que es el inicial. El caso es que no lo encontré pero vi este que hace tiempo que me había llamado la atención, además acababa de ver Blade Runner que está basada en una historia de K. Dick.

manhighcastle

En ese mundo alternativo los alemanes han seguido con sus desvaríos genocidas y se han repartido el mundo con los japoneses, se cuenta las historia de cuatro desconocidos pero cuyas historias se relacionan. El libro está empapado por temas de la cultura oriental como el uso del I Ching por parte los personajes (una especie de oráculo en forma de libro que les ayuda a la hora de tomar decisiones) o la idea del yin y el yang. Esta forma de ver la vida como parte de un universo dual de dos fuerzas opuestas pero complementarias es la visión fundamental de libro. K. Dick va más allá de la simple ucronía para analizar el mundo en el que realmente vive reflejándolo en su contrario.

Un libro ameno y muy recomendable, se trata además de uno de los grandes de la ciencia-ficción y buena muestra de que en este género es una buena forma de tratar grandes ideas con toda la libertad que el escritor necesita.

Enviar comentario 6 enero 2008

Kurt Vonnegut: ocho reglas para escribir ficción

Los decálogos, las listas de «reglas» para hacer las putas cosas bien no le solucionan la vida a nadie, pero siempre se puede sacar algo de ellas. Hace un tiempo recogimos aqui unos consejos de George orwell para una escritura eficaz, y hoy me he encontrado con esta otra lista a cargo de Kurt Vonnegut, de quien Chis ha hablado alguna vez, ahí van:

1. Utiliza el tiempo de un completo desconocido de forma que él o ella no sienta que lo está malgastando.

2. Dale al lector al menos un personaje con el que él o ella se pueda identificar.

3. Todos los personajes deben querer algo, aunque sea un vaso de agua.

4. Cada frase debe hacer una de estas dos cosas: revelar un personaje o hacer que la acción avance.

5. Empieza tan cerca del final como te sea posible.

6. Sé sádico. No importa cuán dulces e inocentes sean tus protagonistas, haz que les pasen cosas horribles (para que el lector compruebe de qué madera están hechos)

7. Escribe para contentar únicamente a una persona. Si abres la ventana para hacerle el amor al mundo, o lo mismo para hablarle, tu historia cogerá una neumonía.

8. Dale a tus lectores toda la información posible lo más rápido posible. Para mantener el suspense. Los lectores deben tener una idea general de lo que está pasando, cómo y porqué, de modo que puedan acabar la historia ellos mismos; las cucarachas pueden comerse las últimas páginas.

El apunte #7 me parece especialmente acertado e ingeniosamente expuesto. Fuente: Papel en Blanco.

Enviar comentario 18 diciembre 2007

Artículos siguientes Artículos anteriores


Calendario

mayo 2020
L M X J V S D
« Abr    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

En el congelador

Busca tu ingrediente