Porrusalda

Día: 13 de noviembre de 2007

  • Como a un paragüas

    Al aparecer Augusto a la puerta de su casa extendió el brazo derecho, con la mano palma abajo y abierta, y dirigiendo los ojos al cielo quedóse un momento parado en esa actitud estatuaria y augusta. No era que tomaba la posesión del mundo exterior, sino era que observaba si llovía. Y al recibir en […]