Archivo del mes mayo, 2007

El reto es más cultural que técnico

Un compañero de curro amigo me ha mandado un mail diciendome que publique un artículo de barrapunto. Lo he leido, y no me he podido resistir a hacerlo.
Aquí tenéis el artículo en cuestión:
Título: El reto es más cultural que técnico.
Autor: McPolu.
Fecha: 10-05-2007 – 21:46h
CopyPaste:

¿Cómo es posible pues que en otros países a nuestro alrededor cobren el doble que nosotros, con un coste de la vida similar?

España: se valora al pelota, al sobrino de Minglanillas y al cuñado del concejal. El que saca trabajo adelante recibe… más trabajo por el mismo sueldo.
Mundo civilizado: se valora al empleado productivo. Se le valora pagándole más dinero.

España: Hay sub-sub-sub-contratación acompañada de nepotismo. Yo subcontrato, tú subcontratas, él subcontrata. Subcontrato a la consultora de mi cuñado, que subcontrata a la consultora de su primo que subcontrata a la ETT de su compañero de pupitre.
Mundo civilizado: Los empleados fijos están en plantilla. Cuando es necesario, se trae a un consultor que es *AUTÓNOMO*, trabaja por su cuenta .

España: En la ETT del caso anterior trabajan nueve personas con baja cualificación y un iluso que en dos años se mudará a Londres.
Mundo civilizado: Se contrata gente experta. Se hacen varios exámenes técnicos a cada candidato antes de contratarle. Si por casualidad se cuela alguien incompetente se le pone en la calle de inmediato.

España: La gente quiere un trabajo ‘de lo suyo’ en su pueblo, si puede ser en su barrio.
Mundo civilizado: La gente se desplaza a donde haga falta.

España: Largas e improductivas jornadas de trabajo. 14 horas en la oficina tomando cafés y despotricando de los jefes.
Mundo civilizado: Se trabaja de 9 a 5. Estrictamente, ni un minuto más. Se *TRABAJA*, no se mariposea por la oficina.

España: Un equipo está compuesto por el gerente, el aspirante a gerente, el jefe de proyecto, el adjunto al jefe de proyecto, dos analistas, cuatro analistas programadores y diez becarios.
Mundo civilizado: Un equipo está compuesto de nueve programadores, un becario y un jefe.

España: Hay muchas, muchísimas universidades y ningún premio Nobel. Todas las universidades quieren publicar en todos los campos.
Mundo civilizado: Harvard, el MIT… un premio Nobel tras otro. Se elige una línea de investigación y se invierte *MUCHA* pasta en ella.

España: Hay muchas trabas a la creación de empresas. Los ‘Business Angels’ y el capital riesgo son inalcanzables para estudiantes y recién graduados.
Mundo civilizado: Los muy ricos invierten en start-ups de base tecnológica sin miedo.

España: Se aspira al funcionariado.
Mundo civilizado: Se aspira a fundar una empresa y triunfar a lo Bill Gates.

España: Se trabaja en cascada. Escribir Words y PowerPoints se considera “sacar trabajo adelante”.
Mundo civilizado: Se trabaja con metodologías ágiles.

España: Ser programador con 7 años de experiencia es ser “un fracasado” que no ha sabido trepar.
Mundo civilizado: Ser programador con 7 años de experiencia se paga muy bien. Se te considera un profesional completo.

España: Se compra software para hacer favores, repartir el pastel. Yo te subcontrato el software y tu le compras el hardware un 10% más caro a la empresa de mi cuñado.
Mundo civilizado: Se compra software para mejorar la productividad, para hacer más en menos tiempo y con menos gente.

Un antiguo compañero de trabajo extranjero tenía una hipótesis (polémica y hasta demagógica) acerca del porqué de la “cultura de trabajo” española: la hemos heredado de la dictadura. Entonces lo importante eran los contactos. España era una economía cerrada que ni exportaba ni importaba y había que decir a todo que sí. El éxito de un negocio radicaba en el apoyo del régimen. Ahora seguimos comportándonos igual, pero ya no sirve. Competimos, estamos en la UE, a los españoles se les puede seguir vendiendo mierda a precio de oro porque es a lo que nos han acostumbrado toda la vida, pero la mierda cara no se exporta muy bien.

Yo tengo fe. Se ve luz al final del túnel. Poco a poco, tímidamente, se empiezan a ver ofertas de trabajo ‘civilizadas’ en España. Son casi todas de empresas extranjeras con oficia aquí, o de algún emigrante retornado. Alguna hay. Muy pocas, quizá cuatro o cinco al mes. Hay esperanza.

Que venga una crisis y que se lleve por delante a las empresas “Cuéntame”. Que venga una crisis y sólo sobrevivan las empresas que trabajan de manera civilizada. Que los grandes pseudomonolios aprendan de esa crisis y se abandonen las costumbres improductivas. Que algún estudiante del Instituto de Empresa lea este post y lo fusile en el blog que supuestamente escribe su profesor.

Hay esperanza para nosotros.

– Pues, desde siempre, ser lúcido y español aparejó gran amargura y poca esperanza.

2 comentarios 11 mayo 2007

“É isso ai”, Ana Carolina & Seu Jorge

Pongámonos tiernos un ratito. Ana Carolina y Seu Jorge haciendo una versión del The Blower’s Daughter de Damien Rice. No digo que una sea mejor que la otra Dios me libre. Por cierto recuerdo ahora que tengo que revisitar Life Aquatic.

43 comentarios 11 mayo 2007

El Hydralophono, música con agua

_Ontario_Science_Centre_Hydraulophone_8.jpg

El Hydralophono es un joven instrumento creado por Steve Mann que, para hacernos una idea, combina el funcionamiento de un órgano y una flauta con un sistema basado en el agua. La forma de interactuar es similar a la de una flauta: al tapar un agujero se bloquea el chorro de agua y se obtiene una nota. Aunque no he conseguido información concreta al respecto, imagino que cortar la salida del agua crea una presión que se transmite al aire de los tubos, igual que en un órgano al actuar sobre teclas y pedales. A diferencia de la flauta, en el hydralophono cada agujero corresponde a una nota y es posible crear acordes. El hecho de intervenir sobre un elemento visible – agua – en lugar de uno invisible – aire – hace que, al menos para mí, el impacto visual sea enorme.
El siguiente Hydralophono se encuantra frente al Centro de ciencia de Ontario (Canadá):

Dos placas fotovoltaicas se encargan de sumistrar la energia a las bombas que dan presión al agua así como de mantener el agua templada para que la tocata sea más confortable. En cualquier caso no es necesaria una instalación tan grande para disfrutar del instrumento, un ejemplo es el Hydralophono portatil Nessie:

dsc271crop_rot5.jpg

1 comentario 10 mayo 2007

El fin del mundo

Comillas_POR.GIF Aquello que para la oruga es el fin del mundo, para el resto del mundo se llama mariposa.

Lao Tse

Enviar comentario 9 mayo 2007

Noticias del mundo

Vascos_pascua2.JPG

“Los primeros pobladores de la isla de Pascua eran vascos, probablemente de Bilbao”

La gente de papel continuo ha subido a flickr diferentes portadas y noticias de Noticias del mundo, diario noventero de bizarrismo extremo. “El yeti aparece en Marruecos”, “Se ha hecho un pisapapeles con sus testículos”, “Deporte salvaje: Esquían sobre pèrsonas” y muchas más. A echar un ojo que están divertidas. Gracias a Jaume por el aviso.

2 comentarios 7 mayo 2007

“Tristram Shandy” de Laurence Sterne

Cuando me pongo a escribir sobre una película o un libro, si me ha gustado suelo intentar convenceros de que la veáis o lo leáis. En este caso creo que va a ser bastante complicado porque Tristram Shandy es difícil de vender. Es un clásico pero se sale un poco de ese canon de libros que parece que debe leer uno antes de morir. No tiene una historia de esas que te enganche y no te suelte hasta el final porque prácticamente no tiene historia. Sin ser críptico tampoco es que sea fácil de leer. Y por último se hace un poco largo sobre todo si tienes poco tiempo para leer.

Tristram Shandy

Después de echar de la sala a la mitad de la audiencia intentaré convencer al menos a una cuarta parte de los que quedan.

Laurence Sterne (1713-1768) trata de contar la autobiografía de su alter ego Tristram pero se va perdiendo en continuas digresiones. Al poco rato de iniciar un tema olvidas de donde partías, a veces te cuenta historietas hilarantes, otras sentimentales, lanza peroratas contra el catolicismo o se ríe de las costumbres de la época con un tono pícaro trufándolo de dobles sentidos siempre con algún toque obsceno. Constantemente opta por la metaliteratura hablando del proceso creativo o de lo que opina de la crítica. A pesar de no ser muy conocida, esta obra fue muy influyente en el desarrollo de la novela aportando además de lo comentado recursos como la narración no temporal o la interacción con el lector.

No es precisamente una novela para leer a cachitos mientras vas en el metro, para eso me parece un poco espesa y creo que hay que tomársela con tranquilidad. Si quieres darle una oportunidad creo que es mejor si tienes tiempo libre, en vacaciones por ejemplo. Michael Winterbottom (24 Hour Party People) ha hecho una película sobre el libro que aun no he visto pero por las críticas que he leído va a ser también difícil de vender.

1 comentario 6 mayo 2007

Vinylux: reciclando vinilos

Vinylux (Vintage Vinyl Design) es una idea que comenzó como el proyecto fin de carrera de Jeff Davis en la escuela de diseño de Rhode Island School. De eso hace cuatro años, en los que han dado un nuevo uso a alrededor de 200.000 discos. Las carátulas se reutilizan en postales o tapas para agendas, los discos se convierten en relojes, adornos o bandejas para aperitivos. Mi favorito es el bol para palomitas:

VL_001_lg1.jpg

Puedes elegir entre distintos géneros: Rock, Soul, Jazz, Blues, 80s pop, Disco, Folk, Country, Classical… Son unos cachondos. Eso sí, nada de meterlos en el microondas o lavarlos en el lavavajillas.. a mano y con agua templada.

P.D.: Si teneís algún vinilo rallado en casa podeís probar a hacerlo vosotros mismos siguiendo los consejos de este otro personaje que he encontrado.

1 comentario 4 mayo 2007

“Rehab”, Amy Winehouse

Voz negra y música con sabor añejo. La típica canción que crees que sólo te gusta a tí y acabas escuchando en los 40. O no.

2 comentarios 2 mayo 2007

2007ko apirileko pelikulak

4 comentarios 2 mayo 2007

Páginas arrancadas del diario de un reptil (21)

De pequeño me gustaban mucho los dinosaurios. También me gustaba el resto de animales, los que todavía no se han extinguido quiero decir. Leía muchos libros al respecto. Estaban llenos de datos como la gestación más larga, cuyo record es cosa de los elefantes con veintidós meses, vaya una cosa, o los seis metros de las ballenas recién nacidas, record de tamaño para un recién parido. Recuerdo que en uno de aquellos libros había una ilustración con mamíferos de diferentes tamaños puestos unos encima de otros como en una montonera. Empezaba con una ballena azul, sobre la ballena un elefante, sobre el elefante una jirafa, luego no recuerdo bien qué bicho; en lo alto del todo un perro, un gato y sobre el gato un ratón. No había dinosaurios pero me gustaba de todos modos.

Con seis años leía prácticamente todo lo que caía en mis manos: libros, periódicos, revistas. Un mal día leí un artículo que explicaba las funciones del cerebro y todo lo que llegué a entender es que básicamente nada sucedía sin una orden previa del cerebro. Este se encargaba de dar las ordenes y los músculos de obedecerlas. La lectura me dejo perplejo, llevaba seís años moviendo mis brazos y piernas mejor o peor pero sin pedir permiso jamás. Pasé toda la mañana repitiendo mentalmente frases del tipo ‘ahora voy a andar hasta la siguiente esquina’, ‘voy a coger la cuchara y llevármela a la boca’, ‘ahora voy a masticar’, ‘ahora tragaré’, esperando que el cerebro respondiera ‘vale, no hay problema’, pero nada, no contestaba. Continué con mi cháchara, cada vez más confuso. Era inútil. Seguramente fue aquel el día en que empecé a hablar solo, una tendencia con mucho arraigo visto lo visto.

También solía ir a exposiciones a menudo, casi siempre de dinosaurios, cogía el tren con mi padre y bajábamos a la ciudad. Un día fuimos a una sala que estaba en la plaza Amárica. Había ilustraciones representando diferentes paisajes y otros con detalles de las características de cada tipo: Tiranosaurios, Diplodocus, Triceratops, Velociraptores, en grandes dibujos y con fichas técnicas completas. Los Velociraptores eran mis favoritos: listos, fuertes y trabajadores en equipo. Por aquel entonces no habían salido en ninguna película y en las exposiciones apenas les dedicaban espacio comparándolos con otros. Aquello me jodía, es la verdad. En otra sala encontré un panel de tres metros de largo en que se representaba la edad de la tierra. Lo fui siguiendo poco a poco de izquierda a derecha y, ¡oh sorpresa!, no encontré al Homo Sapiens hasta casi el final. Tampoco es que el resto de vida vertebrada tuviera demasiado espacio en la secuencia, pero encontrar a los humanos representados en aquella modesta línea vertical me dio la vuelta a la cabeza. Ni yo ni mis padres ni mis profesores ni mis compañeros ni mis abuelos, nadie pintaba una mierda en el panel. Demasiado vacío a la izquierda y a la derecha demasiada gente apretujada en aquella línea como de bolígrafo: Era insignificante, no tenía sentido. Estuvimos un rato más y salimos fuera. En el centro de la plaza había una fuente y en la fuente un hombre esculpido en metal con los brazos abiertos de lado a lado. En las palmas de las manos sujetaba un arcoiris que se extendía sobre su cabeza. El arcoiris casi no tenía color y estaba oxidado, hacía tiempo que no le daban una mano de pintura.

Aquel exceso de información producto de lecturas y estímulos innecesarios daba lugar a fenómenos singulares. Por poner un ejemplo seguía creyendo en el olentzero o los reyes magos y al mismo tiempo sabía que un día el sol se convertiría en una estrella del tipo gigante roja – en los libros ponía: gigante roja – y un mar de fuego engulliría la tierra. Los ejemplos van muy bien para casi todo. Llevaba aquellas contradicciones con naturalidad, que es como como suelen hacer los niños. Al margen de esto pensaba en la muerte con una frecuencia relativa, no tanto en la propia muerte como en la muerte en general, si es que existe algo así, que no estoy seguro.

Si todo se desarrolla con una relativa normalidad primero muere el abuelo, luego el padre y luego le toca al hijo, luego al hijo del hijo y más tarde al hijo del hijo del primer hijo, así uno detrás de otro, como una hilera de hombres cayendo por un precipicio, la vida sigue a pesar de todo. Transportamos material genético a través del tiempo, de lunes a viernes, sábados, domingos y festivos, lo paseamos un poco, lo demás son tonterías. El tiempo es una autopista bastante curiosa, por otra parte. Cuando murió mi padre, además de otras muchas cosas tuve la sensación de ser el siguiente, sin discusión, el siguiente nombre en una lista de nombres borrados cronológicamente. Hasta entonces, por decirlo de algún modo, yo guardaba cola frente al abismo mientras los demás caían, desde entonces siento que es la cola la que me espera a mí.

2 comentarios 1 mayo 2007

Artículos siguientes


Calendario

mayo 2007
L M X J V S D
« abr   jun »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

En el congelador

Busca tu ingrediente